Empezaron con $1200, fabrican juegos terapéuticos impresos en 3D y armaron un negocio que factura $1,3 millones

CORDOBA.- La primera inversión que realizaron fue de $1200 para poder imprimir unos mazos de carta de diseño y manufactura domésticos; el año pasado facturaron alrededor de $1,3 millones con los juegos terapéuticos que Fonología desarrolla para para personas con problemas en el desarrollo del lenguaje, habla y aprendizaje. Denise Kleidermacher es fonoaudióloga (MN 8893) y Fernando Levi, administrador de empresas; están juntos hace 12 años y hace seis pusieron en marcha su emprendimiento.

Denise Kleidermacher  y Fernando Levi hace seis años pusieron en marcha su emprendimiento.
Denise Kleidermacher y Fernando Levi hace seis años pusieron en marcha su emprendimiento.

Ella hacía la residencia en el Hospital Roca de la Ciudad de Buenos Aires y, como todas sus colegas, utilizaba material artesanal para las tareas de rehabilitación ya que es “difícil” usar juegos comunes de venta comercial. “Hicimos cuatro mazos que unas amigas imprimieron; un mes después los mejoramos un poco, destinamos unos $1200 –cuenta Kleidermacher a LA NACION-. Los mostré en Facebook e hice una página; era enero y no se vendió nada. Mejoramos un poco, empecé a compartir en webs de la disciplina y empezaron a pedirnos, a invitarnos a reuniones. Teníamos pocos productos y, la verdad, no estaban laminados por lo que duraban poco. Nos pusimos a trabajar fuerte”.

Menos de un año después, el ingreso por la venta de los juegos era igual a su sueldo de fonoaudióloga. Decidieron apostar e invertir más, dedicaron unos $100.000 y elaboraron diez juegos diferentes, fabricaron un centenar de cada uno. “No era que teníamos stock, ahora tenemos un depósito con el material”, resume Kleidermacher. Con el aumento de los pedidos la demanda también se fue diversificando, empezaron a llegarles sugerencias de que hicieran también productos para adolescentes y adultos.

“Cuando notamos que la idea empezaba a tomar impulso contratamos a una diseñadora y a un dibujante, con quienes pudimos plasmar nuevas ideas y propuestas con ilustraciones únicas. Los clientes que habían comprado los primeros juegos pedían otros materiales y fuimos pensándolos, sumando más propuestas”, repasa Levi. En la cartera de productos hoy cuentan con unos 30 diferentes, en impresión 3D y también de piezas con resina.

Fonología produce juegos terapeúticos, hace consultorías y tiene alianza con cuatro marcas.
Fonología produce juegos terapeúticos, hace consultorías y tiene alianza con cuatro marcas.

Además de fabricar para ellos mismos, Fonología también actúa como consultora para otros y cerró alianzas con cuatro marcas: “Hacemos la producción y la logística, es un sistema que funciona bien y que ya conocemos”, apunta Kleidermacher. Por año producen alrededor de 30.000 artículos que distribuyen en todo el país. Insiste en que el “diferencial” que tienen pasa por “diseños llamativos, buscamos no quedarnos en los que hacían los demás, sino ir a lo específico porque conocemos lo que necesitan los profesionales”.

Al inicio el mercado que atendían era el de fonoaudiología, pero se sumaron después los maestros de educación especial y los psicoterapeutas. Durante la cuarentena más dura también despegaron los pedidos de material para los hogares. En 2019 organizaron una exposición del que participaron otras empresas que producen material terapéutico y editoriales. Este año la repetirán al aire libre con la participación de disertantes.

“Ayudamos en la creación de nuevos emprendimientos haciendo lo que mejor sabemos hacer: vehiculizar ideas en materiales concretos –sintetiza Kleidermacher-. Las claves es que sean atractivos, versátiles y durables; durante la cuarentena buscamos de qué forma podíamos contribuir y cargarnos al hombro la continuidad de las terapias. Semana a semana subimos actividades virtuales gratuitas, tutoriales con consejos para las videollamadas y capacitaciones gratuitas”.

Más información

Relacionados