Tres décadas después de la creación de la web, la mitad del mundo sigue desconectado