Ganancias: cruce entre un funcionario y un diputado de Juntos por el Cambio

Este fin de semana comenzó en el Congreso el debate por la reforma del Impuesto a las Ganancias, el cual contempla la posibilidad de que más de un millón de trabajadores queden exentos del pago del tributo. Y aunque todavía falta que el proyecto pase por Senadores, los cruces entre referentes de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos no quedaron únicamente en el recinto.

Tras la media sanción que obtuvo la iniciativa, el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, publicó en su cuenta de Twitter que la abstención del diputado Luciano Laspina “refleja el pensamiento económico de Juntos por el Cambio y está alineada con sus políticas tributarias de 2015-2019”.

“Recordemos que Laspina fue presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y miembro informante de las leyes tributarias de los años 2015-19, que fueron parte importante del estrepitoso fracaso económico de la administración de Juntos por el Cambio”, aseveró Arias.

En ese sentido, indicó que las medidas tributarias que adaptó la oposición durante su Gobierno fueron “muy desacertadas” con los Derechos de Exportación, Ganancias, Bienes Personales, Combustibles Líquidos, Contribuciones Patronales, e IVA, este último punto porque “se redujo por decreto, inconstitucional en forma flagrante”.

Laspina no tardó en contestarle al secretario de Política Tributaria. “Roberto. Cuando quieras debatimos nuestras reformas y las comparamos con las de ustedes y con la experiencia internacional. A ver cuáles son más eficientes y progresivas. Me enorgullece haber presidido Presupuesto y Hacienda en el primer gobierno en bajar impuestos a empresas y trabajadores”, contestó.

Entre ida y vueltas, Arias aseguró que durante el mandato del expresidente Mauricio Macri la cantidad de retenidos por Impuesto a las Ganancias aumentó “casi un 80% (de 1,2 a 2,1 millones de personas), siendo que se perdieron más de 500.00 empleos en relación de dependencia y el salario real cayó casi un 20%”.

Además recordó que una de las promesas de campaña de Macri fue que “ningún trabajador pagaría Ganancias” durante su Gobierno, pero que “cuatro años después eran casi el doble” y que los impuestos que bajaron, “en especial a las grandes empresas, desfinanciaron al Estado y colaboraron al endeudamiento que terminó muy mal”.

“Mientras aumentaba la carga tributaria del Impuesto a las Ganancias que alcanza a los trabajadores (repito: incluso con caída de empleos y salarios!), el gobierno de Juntos por el Cambio reduce las alícuotas de Ganancias que pagan las grandes empresas del 35% al 25%. #Ganancias”, siguió.

Criticando expresamente la postura de Laspina, Arias remarcó que el diputado opositor aseguró en su discurso que acompañará “cualquier rebaja de impuestos que proponga este gobierno”, frase que le dio pie a cuestionarle por qué “no apoyó entonces una baja de un impuesto que afecta a los trabajadores que ganan menos de $150.000 ¿O solo le gusta bajar impuestos a las grandes empresas?”.

Para finalizar la discusión, Laspina volvió a arremeter contra Arias. “Me gustaría escuchar tu tesis en algún congreso internacional sobre la eficiencia y progresividad de subir Ingresos Brutos y bajar Ganancias. O de eximir hasta 300.000 mensuales si es por cobro de bonus por productividad. O del engendro de MNI (Mínimo No Imponible) que representa esta ley. Destrozaste la cuarta categoría. Felicitaciones. Habrá que explicarlo en el Senado que pagan la mitad de este sinsentido”, cerró.

Cabe recordar que en el proyecto de Impuesto a las Ganancias, que próximamente se tratará en la Cámara de Senadores, su principal punto es que se incrementa la deducción especial a partir de la cual se calcula el impuesto a las ganancias, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta $150.000 brutos.

Pero, la contrapartida, es que el “bache fiscal” que generará esta iniciativa se tapará subiendo la alícuota del Impuesto a las Ganancias para las “grandes empresas”, en un nuevo proyecto que el oficialismo intentará impulsar en las próximas semanas. Así, el gravamen volverá a ser del 35% para aquellas empresas que tengan ganancias netas superiores a los $2,6 millones anuales, mientras que los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota del 7% (que, hasta hoy, era 13%).

LA NACION

Más información

Relacionados