A River todavía le cuesta hacerse fuerte en el nuevo césped del Monumental