El waterpolo le dio la sonrisa final a Argentina en un Sudamericano productivo