Tigre Centro: por qué atrae tanto para vivir

Cuando alguien nos cuenta que se piensa ir a vivir a Tigre, por lo general se nos representa en nuestra mente la imagen de una casa en un gran barrio cerrado. Y es lógico: allí se han concentrado en los últimos tiempos los emprendimientos más ambiciosos y publicitados. Sin embargo, esa no es toda la realidad. Porque la zona céntrica de esa privilegiada localidad bonaerense también viene exhibiendo desde hace muchos años un gran desarrollo.

“Tigre Centro se caracteriza por tener un crecimiento constante, independientemente de los vaivenes sociales o económicos del país”, afirma Carlos Gallarín, director de la División Emprendimientos de L.J.Ramos, empresa que hoy está comercializando Cercanías II” class=”com-link” data-reactroot=””>Cercanías II, dos edificios de cuatro pisos que se encuentra a escasos metros del centro pero sobre una calle súper tranquila. “Los desarrolladores vemos con muy buenos ojos todas las zonas de Tigre, que si bien tiene diferentes sectores, todos traccionan. Se han hecho varios edificios apaisados que conviven con las casas. La verdad es que se ha modernizado muchísimo”, agrega.

Entre las localidades que rodean a la ciudad de Buenos Aires, Tigre presenta algunas características que la distinguen del resto. Y que funcionan como un imán para los desarrolladores y para el público que busca alejarse de los centros más poblados pero sin perder del todo la vida urbana. Por un lado, comparte junto con las otras localidades del norte bonaerense la cercanía con el río. Pero, a diferencia de lugares como Vicente López o San Isidro, aquí el contacto con la naturaleza es mucho más intenso y profundo por ser una puerta de acceso al Delta.

A ese entorno “natural”, el centro de Tigre le aporta una vida urbana súper equilibrada, con una gran actividad comercial, una municipalidad accesible, un tránsito ordenado y hasta lugares de interés histórico. Y, claro está, la estación del Ferrocarril Mitre para estar en el centro porteño en menos de una hora.

Si esta convivencia entre naturaleza y vida urbana adquiere en el centro de Tigre un matiz diferente al resto, hay además otro factor que explica por qué hay allí tantos emprendimientos nuevos: la disponibilidad de terrenos. “La idea urbanística está tratando de copiar lo que es Vicente López y San Isidro, donde en el centro tenés edificios bajos y en las avenidas edificios altos. La lógica es no hacer una torre en una manzana entre medio de casas. Pero lo que tiene el centro de Tigre es que está más virgen, porque las antiguas casas se empezaron a vender y los dueños de terrenos los están aportando para distintos desarrollos”, explica Gallarín.

Cercanías II: la mejor opción

En este marco casi ideal, Cercanías II es uno de esos emprendimientos modernos que reflejan como pocos el espíritu de la zona. Proyectado y desarrollado por el Estudio Crespo Arquitectos y comercializado por L.J.Ramos, tiene una ubicación realmente privilegiada: sobre la apacible avenida Enciso, a 300 metros del centro y de la estación del tren Mitre.

Se trata de un edificio apaisado de 4 plantas dividido en dos bloques, con 32 unidades de 2 y 3 ambientes, un frente amplio, amenities y detalles de calidad, como calefacción por piso radiante, aberturas con DVH y parrillas en los balcones. Además, las expensas son más bajas gracias a la instalación de paneles solares en terrazas para la generación de energía eléctrica de los espacios comunes.

“Además de su ubicación, el otro gran diferencial de Cercanías II es su relación costo-beneficio, porque para los amenities y los detalles de terminación que tiene está a muy buen precio”, detalla Gallarín. Los valores, con cochera incluida, van de los 100.000 a los 113.000 dólares y con interesantes opciones de financiación. Para ver más detalles de Cercanías II o recibir información, click aquí.

________________________________________________________

Content LAB es la unidad de generación de ideas y contenidos de LA NACION para las marcas con distribución en sus plataformas digitales y redes sociales. Este contenido fue producido para un anunciante y publicado por el Content LAB. La redacción de LA NACION no estuvo involucrada en la generación de este contenido.

Relacionados