Veranito cambiario: hasta cuándo durará la calma del dólar blue

El año comenzó con un mercado cambiario en calma. Los economistas describen que la Argentina se encuentra sumergida en una suerte de “veranito” con el dólar.

Históricamente el dólar oficial registró la cotización más baja del mercado. Es más, el minorista tiene un valor de $97 según las pantallas del Banco Nación. Pero, para que un ahorrista privado pueda acceder en el mercado oficial, tiene que pagar un recargo del 30% del Impuesto PAIS y un 35% en concepto de Impuesto a las Ganancias, por lo que el precio del dólar “ahorro” se dispara hasta los $160,05: la cotización real más alta que existe actualmente en el mercado.

Como contracara, el dólar blue se posiciona en los $143, muy por debajo de los $195 que llegó a registrar en octubre del año pasado. En sintonía, el MEP cotiza a $142,78 y el contado con liquidación a $148,77.

Esta semana hubo un triple empate entre el blue, los financieros y el solidario. Esa es la situación que se configuró. ¿Puede estar más alto? Sí, no hay nada que impida que suban y hasta creo que van a seguir trepando escalonadamente en los próximos meses, pero el hasta dónde depende de los organismos oficiales y de cómo controlen las expectativas”, indicó Martín Kalos, director de EPyCA Consultores.

La paz reina en el mercado por una suma de factores coyunturales (y no estructurales), según explicó Julia Segoviano, economista de LCG. La liquidación del campo por los buenos precios que registran las commodities en el mercado internacional y la intervención directa del Banco Central a través de bonos para mantener la brecha cambiaria calma, son algunos de ellos.

Incluso los economistas plantearon que el pago del impuesto a la riqueza, que vence el 30 de marzo, afecta al mercado, ya que “quienes tienen que pagar el tributo quizás necesitan hacerse de pesos para poder afrontar la alícuota”. El llamado “aporte solidario” alcanza a aquellos patrimonios de $200 millones y el monto mínimo a pagar es de $4.000.000.

“Si bien hoy estamos en un veranito cambiario, hay que analizar la película entera: tenemos reservas bajas, es un año electoral, venimos de un 2020 que fue muy difícil. Cualquier mínima situación puede incrementar la demanda de dólares y generar disturbios. Estamos en un escenario que nos deja expectantes, no tranquilos”, resaltó Segoviano.

En el mismo sentido apuntó Kalos, quien recordó que el dólar blue llegó a un histórico $195 porque se armó una expectativa de suba y las personas “compraban barato, para vender más caro al día siguiente”, lo que terminó generando una especie de “burbuja”.

“No había razón para que estuviera tan alto y estaba la posibilidad de que bajara, como efectivamente ocurrió. Cuando se cortó el sendero alcista y se acabó el negocio de esperar para vender más caro, empezó un proceso con la intervención de organismos públicos que llegó a hacer que bajara más de lo que se esperaba, incluso más que el ‘solidario’ que era un piso de referencia”, agregó.

Las reservas del Banco Central todavía siguen en niveles muy bajos.
Las reservas del Banco Central todavía siguen en niveles muy bajos.Archivo

El principal riesgo son las reservas del Banco Central (BCRA), debido a que hoy “todavía sigue en niveles muy bajos, de alrededor de US$5000 millones”.

Para los economistas, en la medida en que aparezcan incertidumbres sobre la política monetaria o se avecinen los vencimientos de deuda con el Club de París o el Fondo Monetario Internacional (FMI), se puede “disparar la demanda de dólar y, en este caso, el poder de fuego del Gobierno es bajo”.

Según la secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía, el primer gran pago que tiene que enfrentar la Argentina en los próximos meses es en mayo, cuando deberá abonar alrededor de US$2400 millones al Club de París. Más sobre fin de año, las deudas acumuladas con el FMI suman más de US$4800 millones.

La balanza comercial de la Argentina es otro de los factores a tener en cuenta y que puede desestabilizar el mercado. Tras un año de restricciones globales por la pandemia de coronavirus, el 2021 se perfila como un año de crecimiento.

Por el lado de las exportaciones, una buena cosecha y que el campo no acopie, son elementos fundamentales. Mientras que por el lado de las importaciones, los economistas esperan un mayor aumento de las mismas, para lo cual se demandarán dólares y podría llegar a generar cierta presión sobre las divisas.

Finalmente, hay que tener en cuenta que en octubre de este año se llevarán a cabo las elecciones legislativas 2021 y el mercado estará atento a percibir quiénes se disputarán la política económica en el futuro. Si Juntos por el Cambio suma fuerzas o Frente de Todos gana todavía más bancas en el Congreso, se convertirán en factores clave.

“No se juega quién se posiciona de cara a las elecciones presidenciales de 2023, sino que también sale a la luz la interna. Si alguien gana poder en el Frente de Todos, puede llegar a influir en la política de los próximos dos años. Y si un personaje de Juntos por el Cambio gana fuerza, puede intentar disputar la Presidencia. Cuando eso se vaya dirimiendo y se den señales de si un personaje de la política puede poner en riesgo la economía argentina, se van a demandar más dólares en el mercado paralelo y su precio va a subir”, cerró Kalos.

Más información

Relacionados