”Gran quilombo”: la dura crítica de Carlos Melconian al Gobierno por la economía, las vacunas, la inflación y las elecciones

El expresidente del Banco Nación Carlos Melconian volvió a referirse a la Argentina como “berretalandia”, esta vez con una mirada en el escenario político actual y lo que le espera al país en las próximas elecciones presidenciales.

Ayer, el expresidente Mauricio Macri realizó la presentación de su libro “Primer Tiempo”. Con un título provocador disfrazado de metáfora futbolera, dejó entrever que de cara a los próximos dos años se avecina el segundo tiempo de juego y lo dejó en claro en su discurso: “Vamos a volver al poder con una enseñanza adquirida”.

Melconian asistió al acto y, a la hora de analizar la posición de Macri, indicó que “el evento fue de carácter político” y que el expresidente “presentó el libro a su forma, ocupando en la oposición el centro del ring de una manera diferente, alineado a que es un político atípico”.

“Futboleramente hablando, arrancó el segundo tiempo. Pero no sé si presenta a candidato. Mi impresión es que es un político atípico, que ejerce un tipo de liderazgo atípico. Siempre lo fue, no va cambiar. No es un líder de masas, que llena balcones. Hoy cumple un rol de elemento de unión de todo lo que no es oficialismo”, consideró el economista.

Además, remarcó que todavía no sabe si Macri “aprendió de sus errores”, pero insistió que el acto de ayer “fue político, porque habló sobre la enseñanza adquirida y la autocrítica, con toda la historia de una persona que fue presidente”. “¿Cuántos tipos terminan votando por lo que dijiste acá o porque presentaste Sinceramente? Hay gente que se levanta el domingo a votar y no sabe a quién”, se sinceró.

Mauricio Macri en la presentación de Primer Tiempo
Mauricio Macri en la presentación de Primer TiempoInstagram

Respecto a la política en general, indicó que la Argentina “tiene pendiente un centro izquierda moderado y un centro derecha moderado”, pero que para eso “se tienen que caer 100 años de política” en el país. “Pensá que el Peronismo Sociedad Anónima tiene que aflojar. Antes el líder era de izquierda, de derecha, montonero, Triple A, todo junto. Todo eso tiene que ir cambiando para que haya un centro izquierda y un centro derecha moderada. Todavía no apareció, lo de ayer tampoco lo fue”, agregó.

“Fijate en la tristeza de la Argentina. Vamos con el concepto neoliberal: pensá que estamos en un país donde los gobiernos se tienen que dedicar a la salud (anotá vacunas), seguridad (anotá el papelón de ayer), a la educación (no sé ni por dónde arrancar), a la justicia (gran quilombo). Es un desastre total. Intervienen la economía, las importaciones, el tipo de cambio, las reservas. Estamos a años luz, no salimos más de berratalandia”, aseveró.

En ese sentido, agregó que para las cosas cambien se “tiene que consolidar un mosaico de poder, un liderazgo, tienen que convencer a la sociedad, tener un programa, presentar un cambio organizacional, un cambio de régimen de cómo son las cosas y eso requiere un convencimiento de la sociedad”.

Por ahí de repente por todo eso se arma un quilombo, la gente se asusta y vota, pero tenés que tener por escrito lo que querés: macroeconomía estable, política exterior. ¿No se dan cuenta? Argentina pasó del G20 y los presidentes del mundo a reunirse con Rusia, China, Maduro, el Grupo Puebla. Tenemos un gran quilombo cuando nos ven de afuera y esas cosas ni en pedo se vienen en los próximos dos años, porque se necesita una articulación y liderazgo político”, siguió Melconian.

Finalmente, a un año del comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio en la Argentina el pasado 20 de marzo, el economista recordó que fue el primero “que salió a admitir que el quilombo era grande, porque venía siguiendo el tema desde enero, advirtiendo que no subestimen a la pandemia”.

“Una cosa es que entre el bicho donde el PBI es de 40.000 euros per cápita, y otra es que entre acá, donde se pasan la fila de la vacuna, los ministro de Seguridad se putean, el ministro de Economía no maneja nada, tuviste a los pibes sin ir a la escuela, limpian las causas de la justicia. Yo he sido de los primeros que advirtió que no boludeen con el tema: ¡y en su momento me dijeron albertista!”, finalizó.

LA NACION

Más información

Relacionados