Pizzi, entre la paciencia, el Covid y la bestia negra de Racing a la vista