Errores y desmentidas: qué hay detrás del pedido de aumentos de tarifas de luz de Edenor y Edesur

Las distribuidoras Edesur y Edenor hicieron sus propuestas para aumentar las tarifas de electricidad, de cara a la audiencia pública que se desarrollará el martes próximo, para definir el Régimen Tarifario de Transición, luego de dos años de congelamiento. Estos informes, que están publicados en la página oficial del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), sin embargo, generaron diferencias entre la Secretaría de Energía y las empresas.

La cartera que conduce Darío Martínez difundió una gacetilla en la cual indicaba que las empresas habían solicitado incrementos de entre 81% y 157%, cuando en realidad, según dicen las empresas, lo aumentos pedidos fueron de entre 31% y 45%.

Por ejemplo, en la presentación enviada por Edesur, la distribuidora controlada por la italiana Enel, la compañía presentó dos alternativas para resolver la falta de recursos originada por el congelamiento de las tarifas: a través de un nuevo cuadro tarifario o con subsidios.

En la primera opción, el porcentaje de incremento para los clientes residenciales que propone es de 34%, con un promedio para todas las demás categorías de un 45% final en la factura. “En estos porcentajes están contemplados el incremento del Fondo Nacional de la Energía Eléctrica y la quita de subsidios anunciada por la Secretaría de Energía para los grandes clientes no oficiales ni de salud. Quedaría pendiente una actualización por inflación para agosto de este año”, explicaron en la distribuidora. La otra alternativa para cubrir el déficit monetario de $34.260 millones que proyecta Edesur para este año sería solicitar subsidios.

“El error en la información brindada por el organismo parte de que en la presentación de Edesur se usaron dos métodos de cálculo, debido a que no recibimos pautas sobre los criterios a utilizar (tratamiento de las tarifas, mecanismos de resolución de las deudas, financiamiento de inversiones al futuro, régimen de calidad, entre otras). La gacetilla del ENRE mezcla este flujo con el stock de deudas ($22.160 millones), arribando a una necesidad de $54.000 millones. Y utiliza para hacer la cuenta una diferencia de ingresos menos compras, que tiene incluida algunos impuestos y el Acuerdo Marco (su valor es $22.184 millones). Así llega al 253% escrito en el comunicado. Nuestra nota dice claramente que no estábamos incluyendo estas deudas ni en el flujo ni en el cuadro tarifario propuesto”, comentaron en la distribuidora.

En la gacetilla de Energía, en concreto, se señala que Edesur “reclamó $22.160 millones en concepto de ingresos no percibidos por el congelamiento tarifario y presupuestó un aumento del 253% en el Valor Agregado de Distribución (VAD), el margen de ingresos de la empresa descontando la compra de energía, con respecto a 2020, siendo para 2021 un total de $54.000 millones”.

Por el lado de Edenor, la distribuidora que el año pasado adquirieron los empresarios José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti, el pedido de aumento es de 28% para los clientes residenciales y 31% para el promedio en general. Al igual que Edesur, en la empresa piden que se cubra el déficit de caja pronosticado para este año de $20.142 millones o vía subsidios o con el traslado a tarifas.

Según el comunicado de la Secretaría de Energía, la distribuidora reclamó un total de $38.477 millones por ingresos no percibidos este año. “La propuesta de aumento sobre el VAD alcanza el 109% respecto de 2020, alcanzando un total de $61.000 millones para 2021. La distribuidora propone una reducción en la cantidad de categorías para las Personas Usuarias Residenciales, un cambio en la estructura tarifaria, con el objetivo de dotar de mayor previsibilidad sus ingresos y que de aplicarse generaría un incremento del 157% en las facturas de casi 800.000 personas”, dijeron.

En el Gobierno también dejaron trascender las deudas que mantienen las dos distribuidoras con Cammesa, la compañía con control estatal encargada del despacho de energía eléctrica. Según indicaron, al 28 de febrero, Edenor debe $20.354 millones y Edesur, $23.946 millones.

“Edenor y Edesur son las mayores deudoras a Cammesa. De las 76 distribuidoras el país, Edenor y Edesur, en conjunto, explican el 28% de la deuda acumulada al 28 de febrero. Esto tiene una fuerte incidencia en la ruptura de la cadena de pagos del mercado eléctrico, haciendo peligrar el pago a los generadores de energía eléctrica. Para evitarlo, el Estado Nacional tuvo que salir a auxiliar a Cammesa garantizando que se pague la energía generada”, dijeron en el Gobierno.

Más información

Relacionados