UCR. La lista de Mario Negri festeja, pero no hay datos oficiales

CORDOBA. La lista del diputado nacional Mario Negri y el exintendente de la ciudad capital, Ramón Mestre, se proclamaba esta noche ganadora de la interna de la UCR de Córdoba. Sin datos oficiales, el oficialismo festejaba en la Casa Radical, mientras que la oposición de Rodrigo de Loredo no reconocía el resultado.

El conteo avanzaba lentamente. El resultado todavía es incierto. De Loredo, quien representó el sector que busca la renovación. La diferencia final sería de entre 2500 y 3000 votos a nivel provincial (alrededor de 58%) para la provincia. En la ciudad de Córdoba la brecha se redujo a unos 400.

La trascendencia nacional de la elección se explica por el perfil que alcanzó Negri como presidente del Interbloque de Diputados y por la irrupción del senador Martín Lousteau, quien llegó a Córdoba a hacer campaña por De Loredo. Los dos legisladores nacionales no sólo en este comicio militaron en veredas diferentes; en Buenos Aires –donde se vota la próxima semana- Negri apoya a Maximiliano Abad y el senador a Gustavo Posse.

Con los números existente al cierre de esta edición, el intendente de General Cabrera, Marcos Carasso sería el nuevo presidente del Comité Provincia. Es un dirigente que responde a Negri, quien lo nominó mientras que Mestre puso a su hermano y diputado nacional, Diego Mestre, para el Comité Capital.

Desde Sumar, el sector de De Loredo, aseguran que siguen “peleando voto a voto” y que el recuento es lento porque hay más que dos listas en algunos distritos. Incluso con los datos que dan desde Convergencia, afirman haber hecho “un buen papel” que los pone en el escenario partidario en condiciones de debatir.

El hilo transversal en las votaciones de los dirigentes de ambas listas fue la promesa de que, a futuro, trabajarían por una UCR ganadora y unida. En la última elección de gobernador de Córdoba, en 2019, el partido fue dividido, enfrentaron a Schiaretti como candidatos Ramón Mestre y Negri, quienes sacaron 11,02% y 17,7 frente al 54,02% del peronismo cordobés. Ambos se terminaron uniendo hace pocos meses de cara a la interna. De Loredo, quien supo compartir espacio con el diputado nacional, se alejó.

La de este domingo fue la primera elección interna del radicalismo en los últimos 15 años; hasta ahora -cuando se pudo- se acomodaron las diferencias con acuerdos de ocasión, lo que hizo que el partido viviera en un estado de interna casi permanente. La votación esta vez se hizo después de que la Justicia federal ordenara que hubiera competencia porque la Junta Electoral había rechazado la participación de Sumar basándose en que incumplía requisitos. De Loredo acudió a la Justicia y logró un fallo a su favor.

En declaraciones durante la campaña, desde el sector renovador le reclamaron al oficialismo partidario que tenga “vocación ejecutiva” y que no se conforme con ocupar la oposición legislativa.

“No suscribo los agravios personales porque a veces de eso no se vuelve, por eso prácticamente no he hablado ni participado”, dijo Negri cuando fue a votar. “Creo que lo más importante si preside el partido Marcos es que va a recuperar el diálogo sobre las lastimaduras que hubo porque hay que salir de eso, en algún momento el radicalismo debe juntarse, si es que queremos ser una alternativa”, agregó.

Con un padrón de 220.000 electores habilitados, Córdoba es la segunda plaza de la UCR a nivel nacional por cantidad de afiliados; el desafío en una interna que no presentaba un interés especial para los afiliados era superar el 10% de ese total para que la elección fuera válida. Finalmente se habría alcanzado el 15%.

Además de en la propia UCR, la elección fue seguida de cerca por los dirigentes de Juntos por el Cambio. Negri es número puesto a encabezar la lista de Senadores de la alianza, de donde buscaría consolidar su perfil para integrar la fórmula presidencial de 2023. Esa postulación estaba fuera de discusión, cualquiera fuera el resultado de este domingo.

Por su lado, De Loredo, quien fue funcionario nacional del macrismo, queda posicionado para reclamar un lugar en las listas legislativas y, además, para dar pelea por la intendencia de Córdoba Capital en tres años.

Si puertas adentro de Juntos para el Cambio no hay PASO, Luis Juez ya adelantó que dejaría el espacio y competiría con su propio partido. Su aspiración es ser candidato a senador para volver a pelear por la Gobernación en 2023. Ya en 2015, dejó la alianza y compitió por la intendencia con Mestre.

Más información

Relacionados