Antes de los tres goles, Cristiano Ronaldo metió una patada de KO