Se recaudarán $120.000 millones más por los cambios en Ganancias a empresas

El Gobierno espera sumar una recaudación extra de $120.000 millones por los cambios propuestos al impuesto de ganancias a sociedades, o a empresas. Parte ingresaría este año y otra, en 2022.

Fuentes oficiales contaron a LA NACION que se trata de una reforma “más estructural” que la enviada en diciembre pasado, que dejó la alícuota congelada en el 30% para todas las empresas y frenó así la rebaja al 25% para todas las compañías prevista en la reforma tributaria de Mauricio Macri impulsada en 2017.

El proyecto propone propone una estructura de alícuotas escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia: el primer escalón es del 25% para ganancias netas de hasta $1,3 millones; el segundo, del 30% hasta $2,6 millones y un último segmento de 35% para ganancias netas superiores a $2,6 millones. Además, los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota del 7% (hasta hoy era 13%).

En el Gobierno afirmaron que a fines de 2015, este impuesto recaudaba alrededor de 3 puntos del PBI. La reforma ideada por Nicolás Dujovne dejó la recaudación en 2,7 puntos. La idea del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán es volver a esos 3 puntos del producto por este impuesto. En el Gobierno piensan que la directriz de la reforma de Dujovne -que la baja de impuestos generaría inversión- está errada y afirman que justamente los momentos de mayor inversión fueron con alícuotas al 35%.

Martín Guzmán, ministro de Economía
Martín Guzmán, ministro de EconomíaGentileza

“Van a entrar $120.000 millones. Dos tercios este año y parte en 2022. Es difícil de estimar, porque este es un año atípico, pero vamos a recuperar 0,2 puntos del PBI”, estimó una fuente oficial. Este proyecto comenzó a trabajarse en diciembre de 2019, como una reforma integral y en enero último, como una iniciativa del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, llegó la propuesta de poner un piso de $150.000 al impuesto a las ganancias de cuarta categoría (para asalariados). Por eso, parte de la recaudación extra de este impuesto a las empresas financiaría la baja para trabajadores (que también sumará una iniciativa para los monostributistas). Ese será un anzuelo para convencer a la oposición en el Congreso, siempre atenta a las fuentes de financiamiento en un momentos de una importante estrechez fiscal.

En el Gobierno estiman que unas 300.000 empresas pagan ganancias. Con el nuevo esquema, un 75% va a pagar menos (las alícuotas del 25% y el 30%); un 15% va a abonar más; y el restante lo mismo. En el oficialismo afirmaron que no importa el tamaño de las empresa sino las ganancias netas. Además criticaron la idea del gobierno de Macri de bajar las alícuotas y subir el pago extra por dividendos. “Muchas firmas encontraron la forma de no pagar por esos dividendos. No sumaba recaudación”, dijeron.

Actualmente, el impuesto a las ganancias para personas jurídicas recauda cerca de 2,7 puntos del PBI; mientras que ese gravamen para la cuarta categoría lleva al fisco casi dos puntos del producto.

En el Gobierno estiman que la Argentina ”exhibe un nivel de recaudación menor que otros países con un nivel de desarrollo similar en el impuesto a las ganancias de sociedades como consecuencia de la evasión fiscal y de la reducción de alícuotas del 2017″. Por ejemplo, en 2018 (un año de recesión), el país recaudó 2,7% del PBI de Ganancias a sociedades, mientras que Chile sumó 4,7%; Colombia, un 5%, México, un 3,4% y Uruguay, otro 3,1%. Hoy los países que establecen alícuotas diferenciales, según el tamaño de la empresa, son varios, entre los que se encuentra: Australia, Canadá, Bélgica, Eslovaquia, Estados Unidos, Francia, Japón, Korea y Holanda. “Adoptar este esquema permitiría incrementar la recaudación tributaria del impuesto sin afectar a las pequeñas empresas”, creen en el oficialismo.

Más información

Relacionados