Tras el 1-7, amenazas y fuerte presencia policial en la Villa Olímpica de Vélez