Sin apostar al dólar: la inversión que gana terreno en el año electoral

Mientras el dólar blue sigue bajando -hoy cotizó a $139 para la compra y $144 para la venta- se mantiene la tendencia entre las empresas de migrar sus inversiones financieras hacia títulos que ajustan por inflación.

Para refugiarse de la crecida en los precios, que más allá de las perspectivas optimistas del Gobierno los analistas privados proyectan cerca del 50% anual, se aceleró la compra de bonos atados al CER; es decir, aquellos que se vinculan con el Índice de Precios al Consumidor que elabora el Indec, y en títulos de empresas indexados a tasa UVA.

La opción se muestra atractiva entre los inversores que esperan que en un año electoral el oficialismo controle la disparada de una nueva devaluación.

“El último mes y medio muchas empresas que buscaban cobertura y dólar oficial, ya sea a través de fondos Bonar, dólar linked o futuros del Rofex, empezaron a migrar y se están yendo a títulos que ajustan por inflación”, dice Martín Saud, trader de Balanz.

La agencia de inversión destacó que se aceleró una tendencia que se venía dando desde fin de año y que los bonos más buscados son los fondos CER y los títulos de las empresas que ajustan por UVA.

Esto responde a las expectativas que hay en el mercado sobre el dólar oficial, sumado a las declaraciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el plan de llevar el ritmo de devaluación gradual a 25% durante 2021, por lo que se espera una mayor intervención en la política cambiaria con el objetivo de evitar una devaluación abrupta.

Los operadores financieros califican la tendencia como un “símil carry trade”, en relación con aquellas operaciones destinadas a refugiarse en el peso en un contexto donde la divisa se mantiene estable.

La estrategia de migrar hacia bonos atados a la inflación funciona mientras el dólar se mantenga estable
La estrategia de migrar hacia bonos atados a la inflación funciona mientras el dólar se mantenga estable

El carry trade funciona en los países donde la tasa de interés local es más alta que la tasa del país de moneda fuerte, como sería el caso del intercambio entre la Argentina y los Estados Unidos. Para colocar bonos en tasas altas, los inversores toman posiciones en monedas emergentes con la expectativa de que no haya una devaluación.

“Lo que está sucediendo no es un carry trade puro porque el carry trade implica tomar deuda en moneda extranjera para vender y luego invertir en pesos. Las empresas no están tomando deuda, pero si migraron de inversiones dólar linked a inversiones que ajustan por inflación. El carry trade implica técnicamente tomar deuda en otra moneda extranjera para invertirla en una moneda local, es decir que tomás crédito en una moneda dura y la invertís en una emergente. En este símil carry trade, las empresas están eligiendo invertir en pesos en vez de en dólares”, agrega Saud.

La estrategia funciona siempre y cuando el dólar no se dispare, aunque también depende del dólar que estén mirando los inversores, ya que el que está sujeto a los bonos es más libre que el oficial, por lo que también tiene el riesgo de registrar un alza súbita.

Desde el sector privado señalaron que las inversiones arrancaron con los bonos del Tesoro Nacional más cortos, como el T2X1, y que después migraron al TX22 (con vencimiento 2022) y al TX23. “Ahora todos esos bonos más cortos tienen rendimiento negativo, es decir que rinden debajo de la inflación, y ya hay algunos inversores que se están pasando a títulos con vencimiento 2026, 2028. Buscan un vencimiento más largo porque los bonos más cortos perdieron rendimiento”, dice Saud.

Durante el gobierno de Mauricio Macri se dio un fenómeno parecido en el que se invertía en las Lebacs, que eran bonos muy líquidos, con un vencimiento ultracorto y con el mejor emisor (el Banco Central), lo que significa un excelente crédito para los inversores. Ahora los inversionistas están alerta de las nuevas tendencias en los títulos que son más demandados para poder anticiparse al mercado.

Más información

Relacionados