Por el congelamiento de tarifas, Edenor perdió $17.698 millones en 2020

La distribuidora eléctrica Edenor perdió $17.698 millones en 2020, de acuerdo con sus resultados financieros del año pasado presentados hoy ante la Bolsa de Comercio. Las pérdidas se explican, según el informe de la compañía, “por la falta de aplicación de la actualización de costos que debía estar vigente desde agosto de 2019″.

El resultado se conoce menos de tres semanas antes de que comiencen las audiencias públicas para definir un nuevo cuadro tarifario de transición para el servicio eléctrico. Según la voluntad de las autoridades, se le quiere dar a las distribuidoras un incremento de 20%, que significaría un aumento de 9% en la factura final para los clientes.

“Edenor logró sostener la mejora en sus niveles de calidad de servicio junto con el uso eficiente de sus recursos. Sin embargo, su sustentabilidad y sostenibilidad en el tiempo dependerá de las políticas que se adopten para salir de la situación actual”, indicó la distribuidora en el comunicado a la Bolsa.

Si bien la compañía ya tiene nuevos dueños, con la compra del grupo empresarial conformado por Daniel Vila, José Luis Manzano y Mauricio Filiberti a Pampa Energía por US$100 millones, todavía falta que la operación tenga la autorización del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), ya que se trata de un servicio público regulado por el Estado.

En este contexto, Edenor informó que el año pasado sus ingresos disminuyeron 25% en términos reales respecto del mismo período de 2019, “producto principalmente del congelamiento tarifario en un contexto inflacionario, y a pesar del incremento en el volumen de energía vendida, del 1%”.

Esto llevó a que las inversiones se redujeran 18% interanual, a $11.073 millones. “Las restricciones impuestas en la realización de determinadas actividades en gran parte del año por la situación de aislamiento en la que se encontró el país desde el mes de marzo en sus distintas etapas impidieron poder concretar en su totalidad el ambicioso plan fijado por la Sociedad”, explicó la compañía.

“Es fundamental restablecer el equilibrio de la ecuación económico-financiera, ya que sólo con previsibilidad y cumplimiento del marco regulatorio podrán sostenerse los niveles de inversión y la mejora continua en la calidad del servicio. Esperamos que el camino iniciado en el proceso de renegociación de la revisión tarifaria integral (RTI) así lo permitan”, indicó en su informe.

LA NACION

Más información

Relacionados