Casación: la jueza Ana María Figueroa reclamó sanciones para su colega Juan Carlos Gemignani por su saludo ”machista y patriarcal”

La jueza de la Cámara Federal de Casación Ana María Figueroa reclamó hoy sanciones para su colega Juan Carlos Gemignani, por un saludo que envió el lunes en el chat interno del tribunal en el que deseaba feliz día a las mujeres, “especialmente para las delincuentes”, tras una sentencia que había absuelto a una mujer por su situación de vulnerabilidad.

“Pedimos la certificación de mensajes de WhatsApp que envió Gemignani porque no nos podemos quedar pasivos ante expresiones tremendamente machistas y patriarcales”, dijo Figueroa, en referencia a la nota que ella y otra camarista del tribunal, Ángela Ledesma, enviaron a la presidencia de la Casación para que quedara registro del mensaje de Gemignani.

“Es intolerable recibir ese tipo de expresiones. Es responsabilidad del Consejo de la Magistratura decidir si se van a tolerar estas cosas o no”, afirmó Figueroa, en declaraciones a FM Futurock.

Y agregó: “Hay una respuesta positiva de mucha gente que quiere cambiar e incorporar la perspectiva de género en nuestras resoluciones. Y muchos otros que se resisten a las transformaciones”.

El mensaje denunciado lo escribió Gemignani en el chat de WhatsApp interno de la Casación, del que participan los 13 jueces y el secretario del tribunal. Varios jueces habían mandado mensajes alusivos al Día Internacional de la Mujer. Algunos saludaron, otros desearon un “feliz día”, pero Gemignani -según dijeron fuentes judiciales- escribió: “Feliz Día para todas! Especialmente para las delincuentes!!! Solo se avanzará en la igualdad cuando se reconozca derechos a las delincuentes y sean penadas. Mientras tanto, seguiremos poniéndolas en evidencia hasta que la igualdad no es solo relato!!”.

Estas expresiones se conocieron de manera contemporánea a un fallo de la jueza Ledesma, difundido por la Defensoría Oficial como una sentencia con perspectiva de género, que confirmó la absolución de una mujer jujeña, que ofició de mula del narcotráfico, por su condición de vulnerabilidad social y para asegurarse el sustento de su familia.

Cuando creció la indignación de sus colegas, Gemignani explicó en el chat que se trato de una “libre interpretación”. Ante la consulta de LA NACION, el juez no hizo comentarios.

Ante estas expresiones que se efectuaron en el chat, con 13 jueces y el secretario del tribunal como testigos, las juezas Figueroa y Ledesma le mandaron este martes a las 14.30 un oficio a Hornos, en el que le pidieron labrar una acta con el contenido del chat “a efectos que se adopten las medidas pertinentes”.

“Nos resultan insostenibles expresiones genéricas de ese tenor en momentos donde ponemos todo el esfuerzo necesario en el Poder Judicial para actuar y fallar con perspectiva de género, conforme a nuestra Constitución, el DIDH [Derecho Internacional de Derechos Humanos] y nuestro derecho interno”, señala la nota.

LA NACION

Más información

Relacionados