El Círculo de Ingenieros impulsa una amplia alianza de la oposición para las elecciones legislativas

El Círculo de Ingenieros instó a la conformación de una “amplia coalición opositora hecha a medida para cada distrito electoral”, de cara a las legislativas de este año, como “condición necesaria” para evitar un triunfo del Frente de Todos que consolide “un sistema de gobierno con pretensión hegemónica y demagógico de pensamiento único”.

La institución de profesionales consideró que “es casi imposible pensar en ganar la elección en un distrito en la cual la oposición vaya dividida” y enfatizó que para que existe una posibilidad de recambio presidencial en el horizonte es fundamental prestar atención a las elecciones de medio término. “No hay 2023 sin 2021″, afirmó.

“Nos dirigimos a todos nuestros conciudadanos que compartan estos principios porque estamos preocupados por el rumbo que el actual gobierno le está dando a la República. Estamos convencidos de que lenta e inexorablemente está llevando a nuestro país hacia el establecimiento definitivo de un sistema de gobierno con pretensión hegemónica y demagógico de pensamiento único -indicó un documento difundido por el Círculo de Ingenieros-. Las elecciones de 2021 son la última posibilidad de evitar la pérdida definitiva de los valores republicanos que establece nuestra Constitución”.

Los profesionales señalan que estas elecciones se resuelven por distrito electoral y “por eso no deben pensarse como una elección nacional”. En cada uno de los 24 distritos habrá elecciones distintas e independientes unas de otras para renovar bancas que provienen de diversas extracciones políticas. Ocho distritos renuevan sus tres senadores nacionales, lo que totaliza 24 bancas, un tercio del Senado; y el total de los 24 distritos renueva la mitad de su representación en la Cámara Baja, lo que totaliza 127 diputados.

“Hasta ahora, las diversas líneas de la oposición no parecen asignarle una importancia decisiva al resultado de las elecciones de medio término y su presencia mediática se orienta más a elaborar escenarios y candidaturas para el 2023. Nosotros pensamos que no hay elecciones 2023 sin una elección 2021 favorable a la oposición. En la misma vemos un escenario exitoso de mínima en el que se evita que el oficialismo controle el Poder Legislativo”, señala el texto. Un escenario exitoso de máxima, añade, implicaría “que la coalición opositora toma control de las dos cámaras y empieza a legislar los cambios estructurales que podrán comenzar a implementarse desde el 2023 si ese año el oficialismo es derrotado en las urnas”.

El Círculo hace la cuenta de que si la oposición ganara las elecciones a senadores en las ocho provincias que entran en juego, “quedaría sorprendentemente empatada la composición de bancas en esa cámara”. En Diputados, agrega, “es imprescindible que la oposición vaya unida con una lista única”, sobre todo en los distritos que reparten pocas bancas, para que no la perjudique el efecto del sistema D’Hont de reparto. Según sus cálculos, “no es necesariamente imposible” que la oposición pudiera tener quorum propio si tiene un gran resultado.

“Las diferencias que tienen entre sí los distintos partidos y coaliciones de la oposición que sostienen los valores republicanos se vuelven matices si se las compara con el abismo que las separa de la coalición oficialista. En cada distrito electoral, los distintos partidos de la oposición deberían entonces diseñar listas únicas de coalición hechas a medida para cada uno”, promueve la institución.

Reclama, además, hacer docencia para que los votantes presten atención a los resultados distritales y no a lo nacional: “Cuanto más gente tome conciencia de estos dos puntos, verá con mayor claridad la imperiosa necesidad de que en cada distrito la oposición vaya unida en una sola lista, y que cuanto más dividida esté, la posibilidad de perder el control de las dos cámaras crece exponencialmente”.

“En resumen, en octubre nos esperan 32 elecciones independientes, 24 para elegir diputados y 8 para elegir senadores, en las que se pone en juego el futuro inmediato de la República Argentina. Ese futuro no depende, en esta oportunidad, de que haya un ganador y un perdedor a nivel país, sino de lo que ocurra en cada una de las jurisdicciones”.

LA NACION

Más información

Relacionados