Fernández y Massa acuerdan una agenda que excluye los temas judiciales

La cita tuvo lugar en la quinta de Olivos. El presidente Alberto Fernández y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, desayunaron hoy a solas para acordar la agenda legislativa que se llevará adelante en las próximas semanas. Durante el encuentro se definió que la estrategia parlamentaria oficialista se focalizará en aquellos proyectos que redunden en réditos electorales y se soslayará, por el momento, la agenda judicial.

Una de las iniciativas que el oficialismo pondrá en marcha de manera inmediata es la modificación del piso del impuesto a las ganancias, impulsada por el propio Massa y que apunta a seducir a la clase media. Ni bien finalizó el desayuno con el presidente, Massa comunicó que habrá dos cambios clave en su proyecto: en primer lugar, que el aguinaldo no pagará el impuesto y que la baja será retroactiva al 1° de enero, con lo cual, una vez sancionada la ley, el Estado reintegrará lo deducido en los primeros tres meses de 2021. Según Massa, la nueva ley traerá alivio fiscal a más de 1.200.000 trabajadores y jubilados.

“Es un tema muy importante para mí”, enfatizó el jefe de Estado en declaraciones a C5N.

La iniciativa, que propone subir eximir del pago del impuesto a los trabajadores asalariados que cobran un sueldo bruto hasta $150.000, comenzará a debatirse hoy en un plenario de las comisiones de Presupuesto y de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados. En esta primera reunión participarán, de manera remota, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, la titular de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, y el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias.

Además del proyecto sobre el impuesto a las Ganancias, la Cámara de Diputados avanzará en otra iniciativa que también beneficia a la clase media, en este caso, al sector de los trabajadores monotributistas: el proyecto que presentó a fines del año pasado el ministro de Economía, Martín Guzmán, propone actualizar las escalas y los montos del monotributo. La iniciativa busca beneficiar a un millón y medio de trabajadores.

Durante la reunión, Fernández y Massa acordaron avanzar, también, en un proyecto de ley de promoción de la industria automotriz. Según anticipó el jefe de Estado durante la asamblea legislativa del 1° de marzo pasado, el Gobierno enviará un proyecto de ley de electromovilidad, que consiste en un paquete de medidas que intentará impulsar la fabricación de autos eléctricos y también la producción local de baterías con iones de litio.

Asimismo, durante el desayuno de trabajo Massa y Fernández acordaron avanzar en una nueva ley de hidrocarburos, una promesa que data del año pasado. De presentarse será una iniciativa muy discutida, por cuanto un amplio abanico de legisladores, tanto oficialistas como opositores, impulsan la prórroga de la ley de biocombustibles, que vence en mayo próximo, y desalientan que el Gobierno focalice sus esfuerzos sólo en la industria hidrocarburífera.

Otro de los temas que posiblemente se discuta en el Congreso es el de las tarifas de los servicios públicos. Un tema muy sensible para el Gobierno y que promete chispazos con el kirchnerismo y el ministro Guzmán. En efecto, la Secretaría de Energía, que se halla bajo la órbita del Ministerio de Economía, difundió un informe en el que argumenta que las tarifas de gas deberían subir por lo menos entre 26 y 35% para que los subsidios no aumenten este año. El análisis fue elaborado para presentar en la audiencia pública que se desarrollará el próximo 15 de este mes, y está en contra de las expectativas del interventor del Enargas, el kirchnerista Federico Bernal, que proyecta una actualización del servicio de tan solo un dígito.

Más información

Relacionados