Tres meses después de la muerte de Diego Maradona, Verónica Ojeda accedió a dar su primera entrevista pública. La madre de Dieguito Fernando dialogó con Luis Ventura en Secretos Verdaderos sobre los últimos días de su expareja y la gente que lo rodeaba, la relación de su hijo con sus hermanos, lo que ocurrió en el velatorio y los embarazos que perdió hace algunos años.

“Estoy pasando un momento difícil como toda la familia y todos los argentinos también, más que nada por mi hijo, porque tiene 8 años, es el más chiquito y el que más está sufriendo internamente. No pasa un día en el que no me pregunte: ‘¿Dónde está papá? Quiero ver a papá’, o ‘Mamá llevame al cielo a ver a papá’”, comenzó diciendo. “Son frases difíciles de explicar, por eso tiene psicopedagogas y psicólogas que me están ayudando para procesar este momento difícil”.

Para evitar que el niño escuche cosas que no debería estar oyendo, Ojeda reveló que cuida la información que le llega. “Dieguito no puede ver la televisión de acá”, contó y dio un ejemplo concreto de algo que sucedió días atrás: “El otro día estábamos en la cocina, justo salió el noticiero y me dice: ‘Mamá, ¿por qué los médicos no pudieron salvar a papá?’”. Desconcertada, ella empezó a llorar e intentó darle una respuesta.

“Le dije que se quería ira al cielo con sus papás y con sus abuelos. ¿Cómo le decís a un nene de ocho años que lo asesinaron? ¿Que lo mataron lentamente? El día de mañana le iré explicando de a poco cómo pasaron las cosas”, continuó. “Yo lo único que quería era que Dieguito disfrute a su papá, y gracias a la pandemia pudieron reencontrarse”, destacó, agradecida por el último tiempo que pasaron juntos.

Además, en la entrevista, la expareja del Diez recordó que, en una oportunidad, recibió un llamado telefónico de una masajista diciéndole que ella “era la única persona que podía ayudar a Diego” y pidiéndole que vaya porque él estaba muy mal. Mientras dudaba de si esto era verdad o no, Ojeda le pidió que le de el número de Maradona e intentó comunicarse. “Lo llamo y obviamente mi teléfono estaba bloqueado. Justo en ese momento, estaba la psicomotricista de mi hijo. Le pedí prestado su teléfono, hablé y me atendió Diego. Ahí empezamos a conversar de nuevo”. Al relatar esto, la madre de Dieguito señaló que -para ella- quien controlaba el celular del futbolista era Charly.

Dieguito Fernando y Jana Maradona
Dieguito Fernando y Jana MaradonaInstagram @Veronica Ojeda

“A Diego Jr. lo ayudé un montón en su momento, pero hoy por hoy no tiene relación con Dieguito, no lo llama”, contó Ojeda al hablar del vínculo que tiene su hijo con sus cuatro hermanos mayores. “De hecho, me causó mucha gracia que para el cumpleaños hizo un posteo, pero no hubo ningún llamado telefónico”.

Entonces, recordó cuándo fue la última vez que se vieron los dos hijos varones de Maradona: “Fue en el bautismo del hijo de él. Diego quiso que Dieguito esté y por eso, lo llevó mi hermano”.

“A Jana también la ayudé un montón. En Brandsen, le di una mano para que tenga un vínculo más afectuoso”, continuó contando. “Hoy por hoy, habla por teléfono. Es la única que tiene contacto con Dieguito. Lo vino a ver la semana pasada… con los demás nada”.

A pesar de que no lo ve, Gianina ha hecho algún acercamiento con su hermano menor. “Me llamó por teléfono para el cumpleaños de él”, reveló Ojeda. Y añadió: “Cuando pasó lo del problema de la obra social, se preocupó, lo llamó a Mario y me llamó a mí, pero no lo vio más”.

“Las puertas de mi casa están abiertas siempre. Se lo dije a Gianina cuando me mandó un mensaje por el cumpleaños de Dieguito y me dijo que quería saludar al hermano. Le dije que venga cuando quiera”, afirmó. “Yo sé separar las cosas y siempre lo hice, tanto con los hermanos de mi hijo como con el papá”.

La única de los cuatro que nunca tuvo contacto con el pequeño es Dalma. “Ella no tiene relación, lo conoció el día del fallecimiento de Diego”, dijo Ojeda. E insistió: “Cada uno sabe el por qué y a qué se debe el hecho de que tengan o no una relación. Dieguito tiene 8 años y las puertas de mi casa van a estar abiertas siempre para todos los hermanos que quieran de verdad, y de corazón, venir a verlo y disfrutarlo”.

El día de la muerte de Diego

“Un periodista me llama y me pregunta por él. Le dije que había hablado el día anterior y me habían dicho que estaba bien”, contó acerca del trágico 25 de noviembre pasado en que falleció Diego. “Ese día tenía que llevar a Dieguito a verlo y estaba esperando a la psicomotricista, porque ella nos acompañaba siempre. El periodista me dijo: ‘Llamalo ya porque algo estaba pasando’”, continuó relatando. “Llamo a Diego, no me atiende, a Maxi y a Vanesa Morla, que me atendió y me dijo que vaya ya para Tigre que Diego se había descompuesto. Llame a Mario que estaba en el campo y fui. En el camino me entero que Diego falleció”.

Angustiada y entre lágrimas, Ojeda dijo que lo que más le duele es saber que su hijo no podrá tener a su papá. “Los otros hijos de Diego son grandes, ya tienen sus familias o lo ven de otra manera. Para Dieguito era su papá. No era el ídolo ‘Maradona’, no lo vio en una cancha o disfrutó otras cosas que disfrutaron los demás. Era su papá, que lo iba a ver y se tiraba arriba del sillón a ver una película o a jugar con él”, expresó conmovida.

“Atravesar todo esto es muy difícil y estos días fueron terribles: de llorar, llorar y no parar de llorar, porque tengo una angustia enorme. A pesar de que Diego me hizo mucho daño, no deja de ser el padre de mi hijo y veía las cosas injustas que hacían con él”, remarcó. “Yo solo soy la madre de Dieguito Fernando, más de eso no podía hacer. Ahora veo en la tele como lo manejaban o le ocultaban cosas. Veo eso y pienso que fui una tarada, porque así me tomaban”.

LA NACION

Más información

Relacionados