En la pendiente: que hay detrás del desplome de bonos argentinos

La tasa de riesgo país puso proa hacia los 1600 puntos, afectada por la suba de tasas en Estados Unidos y el nulo atractivo que ofrecen a los inversores los bonos argentinos, mientras las acciones locales se sumaban a esa tendencia anotándose retrocesos de hasta 6% en Wall Street.

El diferencial de riesgo ganaba pasado el mediodía otros 33 puntos (+2,1%) al escalar de 1554 a 1587 puntos básicos, en parte afectado por el aumento de 4,1 puntos básicos que se anotaba el rendimiento del Bono del Tesoro de Estados Unidos (llegaba a 1,591%) que se toma como parámetro para la medición.

Ese aumento en la tasa, que había llegado al 1,625% (su nivel más alto desde el 13 de febrero de 2020) luego de que el informe de empleo de febrero superara las expectativas e hiciera crecer las preocupaciones del mercado sobre un próximo rebrote inflacionario, ante la expectativa de la próxima aprobación de otro paquete de estímulo a la actividad en Estados Unidos.

Los puestos de trabajo no agrícolas duplicaron las estimaciones previas de los analistas al aumentar en 379.000 el mes pasado, contra la suba de 166.000 registrada en enero, según la estadística divulgada el Departamento de Trabajo. Las proyecciones del mercado aguardaban que se añadieran 182.000 nóminas.

Eso aumentó temprano la presión sobre las plazas accionarias (en especial las que venían con mejor perfomance, como se dejaba ver en el ajuste del 8% que acumula en cuatro sesiones el tecnológico Nasdaq en Nueva York), aunque Wall Street luego se dio vuelta, y sobre los mercados emergentes, algo que golpea en particular al riesgo argentino, que amplifica todas las caídas.

El desarme de carteras no es nuevo, pero está generando una baja mayor al 5% “> una baja mayor al 5% entre los castigados bonos argentinos en la semana, que ya ofrecen tasas de retorno del 19%, pero ni así logran atraer a los inversores más codiciosos.

Eso hace que pierdan casi 30% desde su emisión (13% en lo que va de este año) y se operen a niveles de precio similares que tenían antes de la última reestructuración, pese a que se supone fue diseñada para asegurar su sustentabilidad, es decir, su pago en las condiciones estipuladas.

“Desde principio de año la tasa en Estados unidos se encuentra en un fuerte alza. En ese marco, las tasas de los bonos soberanos en el mundo también sufrieron, sin embargo, peor les fue a los recién reestructurados. Tanto Ecuador como Argentina cotizan a paridades mínimas desde cada respectiva reestructuración, mientras que, por ejemplo, Ucrania cotiza a niveles de hace un par de meses”, hizo notar hoy en un informe la consultora Delphos Investment.

El castigo se mantiene aunque parece confirmado que el FMI aumentará su capital y emitirá nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG), operación de la que derivará el reparto entre sus socios miembros que aportaría entre US$ 3300 y 3500 millones a la Argentina en unas semanas. Sin embargo, como se especula que el Gobierno usaría ese ingreso para cancelar una cuota de deuda con el Club de París en mayo, se descuenta que no servirá para fortalecer la endeble posición de reservas del Banco Central (BCRA).

“Por eso se derriten los bonos más baratos del mundo, que hoy están más baratos que ayer”, dijo a la agencia Reuters un analista financiero de la banca extranjera bajo condición de anonimato.

A su vez las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street mostraban rojos generalizados, con pérdidas del 6% promedio en el caso de Globant y Mercado Libre, del 5% en el caso de los Bancos Macro y Supervielle y del 4% en el de Edenor, entre otras

Más información

Relacionados