Trotta denunció graves irregularidades del macrismo en jardines de infantes

El Ministerio de Educación, a cargo de Nicolás Trotta, presentó hoy una denuncia ante la Oficina Anticorrupción (OA) por supuestas irregularidades detectadas en el programa 3000 jardines, instrumentado durante el gobierno de Mauricio Macri. Desde la cartera educativa indicaron que la maniobra involucra transferencias del Estado por casi 62 millones de dólares por obras que nunca se terminaron.

Según se informó, de los 3000 jardines de infantes previstos solo fueron licitadas 292 obras y, finalmente, se concluyeron 107. Así surge del rastreo que realizó el Ministerio de Educación sobre más de 480 expedientes administrativos: de las 17 licitaciones efectuadas para la construcción de 93 jardines, se registraron irregularidades en cuatro de ellas. Ninguno de los jardines fue concluido.

“Se evidenció una falta de correspondencia entre las obras y montos erogados por la contratista frente a las sumas millonarias que se transfirieron”, indicó en su denuncia la cartera que conduce Trotta.

Según se detalló, durante la gestión de Cambiemos el Ministerio de Educación realizó transferencias por un importe total de U$S61.920.462 sobre un total de U$S92.357.315 que abarcaban los cuatro contratos para la construcción de 93 jardines de infantes. Al cabo de dos años, la mayoría de las obras registró un bajo nivel de ejecución y ninguna fue concluida.

El 34% del total de los jardines fueron adjudicados por licitación a la UTE Bahía Blanca Viviendas SRL-Escarabajal Ingeniería SRL, pese a que la empresa no tenía la capacidad operativa para absorber las obras.

“Las irregularidades detectadas incluían abandono de las obras, deterioro de lo construido por incidencias climáticas, faltantes producto de vandalismo, cercos perimetrales sin terminar y ausencia de vigilancia y responsables de obra en la mayoría de los casos con la consecuente pérdida de patrimonio para el Estado”, se indicó en la denuncia.

El ministro Trotta añadió que, cuando asumió su gestión en diciembre de 2019, la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) le advirtió sobre las presuntas irregularidades en la construcción de los jardines. “Nos dimos a la tarea de rastrear y analizar más de 480 expedientes administrativos. Una vez relevada la documentación verificamos los créditos ante el conocimiento de que ambas empresas integrantes de la UTE se habían presentado a concurso de acreedores sin haber informado a la Justicia que el Ministerio (de Educación) era su principal acreedor”, explicó Trotta.

LA NACION

Más información

Relacionados