Benoit Paire, del papelón en la cancha a una noche fiesta en Buenos Aires