Luis Majul: ”Cristina Kirchner, cada vez más impotente”

Quiero decirlo sin vueltas. Vi el video de Cristina Kirchner indignada, casi llorando, con el dedito levantado, y comparando a fiscales y jueces con los militares de la dictadura. ¡Guau! ¡Cuánta teatralidad!, fue lo primero que pensé.

Pero mi conclusión final, contra lo que piensan la mayoría de los analistas clásicos, es que Cristina es cada vez más impotente.

Impotente en la primera acepción de la palabra: que tiene falta de potencia, poder o competencia. ¿Por qué? Porque, a pesar de lo que parece, sus movimientos son cada vez se perciben más desesperados.

Y porque el tiempo le juega en contra. Porque desde que asumió como vicepresidenta, no solo no pudo voltear ni una sola causa contra ella, sino que esta cada vez más complicada. Porque ahora mismo ya ni siquiera amaga con defenderse presentando las pruebas de su inocencia. Y porque en el fondo sabe que las evidencias contra ella son abrumadoras.

Para colmo, como si tuviera un karma judicial, cada vez que lo ataca a Mauricio Macri, se le vuelve en contra. Se le vuelve en contra como ayer, con un exhorto en el que la justicia de Panamá la investiga por su vínculo con personas y empresas acusadas de lavar dinero y con cuentas offshore, como Lázaro Baez y Cristóbal López.

Hoy, la tendencia en redes era #CristinaPapers. Y eso, desde su propia lógica, es lo peor que le podría pasar.

Yo sé que a vos te indigna que se siga poniendo por encima del bien y el mal, como si su propia impunidad fuera un derecho adquirido. Pero pensamos juntos. Si estuviera tan segura de su inocencia, si estuviera cada más potente y mas fuerte: ¿Por qué metería en el barro una vez más a Macri? ¿Por qué se embarraría ella misma atacando con nombre y apellido a fiscales, camaristas y jueces?

¿Por qué pediría que revisaran sus declaraciones juradas de los funcionarios judiciales, cuando a ella no le cierra ni siquiera el blanco y así vuelve a instalar en el imaginario colectivo a la caja de seguridad con los 5 millones de dólares que le depositó a su hija Florencia en el Banco Galicia?

¿Por qué necesitaría repetir, una vez más, como un loro, el delirio del lawfare, cuando ya están empezando a dudar del lawfare hasta la propia militancia?

Puedo compartir que ella intenta llevarse el mundo por delante. Puedo entender la dependencia política y psicológica que tienen con ella, el Presidente, en particular, y el peronismo en general.

Pero alguien que tiene la razón y la verdad de su lado, no grita así, ni lama la atención de la manera que lo acaba de hacer ella.

Más información

Relacionados