Germán Garavano, sobre la comisión bicameral: ”Parece otra forma de generar presión o de vigilar a los jueces”

Tras el discurso del presidente Alberto Fernández en el que pidió al Congreso que “asuma su rol de control cruzado sobre el Poder Judicial” y mientras que el senador kirchnerista Oscar Parrilli deslizó la posibilidad de crear una Comisión Bicameral de Seguimiento, impulsada por el primer mandatario, las asociaciones de magistrados y la oposición rechazaron el planteo, al entender que se podría constituir como una manera de coaccionar a la Justicia.

“Esto parece otra forma de generar presión o de vigilar a los jueces para que no hagan nada que ellos consideran que esté mal”, dijo, en esa línea, el exministro de Justicia durante la gestión de Cambiemos, Germán Garavano, quien consideró que el Gobierno “apunta a los jueces federales, que son los que investigan las causas de corrupción”.

Ante el proyecto que generó sorpresa y que es “de Alberto”, según anticipó a LA NACION uno de sus asesores, Garavano consideró en Radio La Red que “sigue la misma tónica desde el comienzo de gobierno, que ha tenido que ver con cómo presionar a la Justicia para que casos de corrupción queden impunes”.

El abogado explicó que los femicidios, por ejemplo, son investigados por la Justicia local o provincial, por lo que ante esas causas no tendrían influencia las valoraciones de una comisión bicameral. “Si tuviera alguna injerencia, sería en la cuestión de la Justicia federal, que es la que investiga los casos de corrupción y no los casos de delincuencia común que son los que nos preocupan a todos por la inseguridad, por los homicidios, y demás”, detalló.

“No parece haber otra explicación”, aseguró el exministro macrista sobre dicha iniciativa que se sumaría a otras de esta índole en el Palacio Legislativo, como la reforma judicial y la del Ministerio Público Fiscal, que esperan ser tratadas en la Cámara de Diputados.

El exfuncionario indicó que, de momento, existen múltiples mecanismos para controlar a los jueces. “Hay un Consejo de la Magistratura donde el oficialismo tiene una mayoría en acuerdo con Graciela Camaño, tienen mecanismos para avanzar en los procedimientos constitucionales si un juez hace mal su tarea”, comentó Garavano.

En cuanto a ello, agregó: “Democráticamente, el Gobierno ha ganado la Presidencia, tiene mayoría en el Senado y una minoría muy representativa en la Cámara de Diputados. Pareciera que falta dominar a la Justicia, cuando debería ser el contrapoder o el que nos defienda a todos nosotros de los abusos del Estado en los casos de corrupción, cuando avanza sobre nuestras libertades y derechos. Ahí es donde me parece que el Gobierno se está excediendo en su funciones y eso afecta a la República, a las instituciones y a todos nosotros al final del día”.

En un paralelismo, Garavano vinculó las intenciones nacionales con la realidad en Santa Cruz, provincia gobernada hace años por el kirchnerismo. “Lo que ha habido [en esa provincia] es una cooptación de parte del poder político, donde en casos que han tenido trascendencia nacional los fiscales eran parientes del poder político; el procurador fue removido y cuando la Corte ordenó que se lo vuelva a poner en funciones, nunca se cumplió ese mandato. Con lo cual, se trata de controlar el tercer poder del Estado”.

LA NACION

Más información

Relacionados