Mercado libre de cambios: oferta, demanda, cepos y brechas


Crédito: Mariano Enriquez

1 MULC. En el Mercado Único y Libre de Cambios se llevan adelante todas las transacciones oficiales de cambio de divisas extranjeras de la Argentina. Es decir, ocurren todas las operaciones que hacen que las divisas (euros, dólares, yuanes, etcétera) se transformen en pesos o, a la inversa, que con pesos argentinos se compre moneda extranjera. En este canal actúan todos los agentes privados (empresas y personas) y públicos (el Tesoro Nacional y el Banco Central), comprando y vendiendo divisas, para que la economía funcione. Tal como lo conocemos, el MULC, nace formalmente en febrero de 2002, tras la salida del régimen de convertibilidad y con esta premisa: “El tipo de cambio resultará del libre juego de la oferta y la demanda”.

2 ¿Para qué? Permanentemente, en todos los países los agentes compran y venden divisas para adquirir y ofrecer bienes y servicios en otras partes del mundo. Esto pasa porque en el mundo se miden y se rigen las transacciones en dólares norteamericanos. Claro que ningún foráneo aceptaría recibir pesos argentinos, porque afuera no tienen valor. Para importar un auto, por ejemplo, deberé primero comprar los dólares en el mercado único y libre de cambios local, para pagar en moneda dura a quien lo vende. En el balance cambiario se resumen las operaciones cursadas en moneda extranjera en el conjunto de entidades autorizadas a operar en el mercado y en el Banco Central, tanto para residentes como para no residentes.

3 Balance. Para esclarecer qué sucede en el mundo del mercado de cambios, es preciso ordenar la oferta y la demanda. La oferta de dólares proviene en mayor medida de las exportaciones de bienes liquidadas en el mercado, como las de productos del agro; le siguen las operaciones de prestación de servicios, como la venta de un servicio tecnológico a una compañía del exterior o, también, los ingresos del turismo. Además, se ofertan divisas que pueden haberse contraído como deuda en el exterior, por necesidades del sector público o privado. Por el lado de la demanda, hay compra de divisas por parte de empresas e individuos que importan bienes y servicios. También están los pagos que hacemos en el exterior con tarjeta de crédito. Luego se ubica el pago de intereses y capital de deuda del sector público y de las empresas, sumado al giro de divisas de empresas al exterior. Además, en nuestro país hay una partida que cobra especial relevancia, que es el atesoramiento. Es decir, el ahorro de los usuarios en moneda extranjera (preferentemente en dólares norteamericanos), que aumenta la presión sobre la demanda desde hace años, algo explicado por la constante desvalorización de nuestra moneda.

4 Cepo, brecha y devaluación. Hace más de una década que el mercado de cambios en nuestro país no actúa de manera similar a otros, por bruscas devaluaciones o por la introducción de un cepo cambiario, que inhabilita la compra de divisas para cierto sector y que deriva en diferentes tipos de cambio. Cualquiera de esas dos medidas sucede porque la cantidad generada de divisas es inferior a la demandada a un precio dado. Cuando la oferta es mayor a la demanda, el precio de equilibrio sube. Si el gobierno no quiere convalidar ese aumento, se venderán reservas o se introducirá un cepo.

5 Consecuencias. Si no existieran pesos en la economía, no se podrían comprar dólares y el tipo de cambio no aumentaría constantemente. Existe una relación clara entre la cantidad de pesos que se emiten y la presión en la demanda sobre los dólares. Sobre todo, en una economía inflacionaria. Y cualquier decisión tendrá consecuencia. Bruscas devaluaciones afectan las expectativas y las proyecciones de las compañías. Un cepo impedirá acceder a divisas para actividades que fomenten la inversión y la producción, afectando las expectativas, dados los diferentes valores de los tipos de cambio paralelos.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Relacionados