Los contagios y cambios alteran la actividad en el Ministerio de Salud


Al aislamiento de la ministra Carla Vizzotti se sumaron otros casos de funcionarios infectados de Covid-19 y un subsecretario internado; la actividad se enfoca en superar el escándalo de las vacunas

En solo ocho días de gestión al frente del ministerio que concentra todas las miradas, Carla Vizzotti intentó hacer frente al temporal del “vacunatorio vip”, que se llevó consigo a su antecesor, Ginés González García, y puso al borde de un ataque de nervios al gobierno de Alberto Fernández. Pero, tras el escándalo, la ministra enfrenta ahora su propio aislamiento por haberse contagiado de Covid-19, y de otros funcionarios que se encuentran internados o confinados.

El aislamiento de funcionarios recién designados, como la nueva jefa de Gabinete, Sonia Tarragona; la enfermedad o muerte de dos subsecretarios (Alejando Collia está hospitalizado con coronavirus y José Guccione falleció en un accidente) y la decisión de “dar vuelta la página” de la gestión de González García, que incluyó la aceptación de renuncias de funcionarios cercanos y la “renovación” de todo el equipo de comunicación que respondía al exministro, trastocó la actividad del ministerio.

“Se nos complica un poco el día a día, pero la decisión es avanzar en la vacunación y transparentar todo el proceso”, afirmaron a LA NACION cerca del Presidente.

Mientras Vizzotti sigue trasladando su agenda al modo Zoom, el secretario Arnaldo Medina y el subsecretario Alejandro Costa cumplirán con los compromisos del ministerio presencialmente.

El subsecretario de Comunicación, Marcelo Martín, se hizo cargo de “manera provisoria” y por encargo del vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, de la “comunicación transparente” que Vizzotti y el Gobierno en su conjunto necesitan como el agua para dejar atrás el escándalo.

“Carla está armando su equipo. Y va con todo para adelante con lo que le pidió el Presidente”, afirmaron cerca de la ministra, que literalmente, y a pesar de estar infectada, no detuvo su actividad desde el sábado pasado.

La aprobación de la vacunas de Sinopharm, con dosis que comenzaron a llegar el jueves y comenzaron a distribuirse el sábado, se combinó con la difusión de los nombres de los 70 vacunados “que se saltearon la fila” en el Ministerio de Salud y el Hospital Posadas.

También se activaron esta semana el monitoreo público de vacunación (visible vía web) y la renovada definición de “personal estratégico” para recibir vacunas, necesario para definir prioridades y evitar nuevos pasos en falso.

Se trata de un conjunto de decisiones tomadas casi sin red de contención en el fragor de la batalla y con el objetivo de acallar críticas y recuperar “la confianza” pública en el esquema de vacunación oficial, que el Gobierno pretende acelerar en las próximas semanas.

Para los días por venir, y mientras se concreta la llegada de esperadas nuevas dosis (las denominadas Sputnik V, de la Federación Rusa, arribarán entre ayer y hoy), Vizzotti tiene previstos, entre otros compromisos, una nueva reunión con la Comisión Nacional de Inmunizaciones; un encuentro con expertos e infectólogos para prevenir la temida segunda ola; el inicio de la vacunación para personal de Fuerzas de Seguridad y Defensa, y una nueva charla con los ministros de Salud provinciales para coordinar la logística de la vacunación.

Mientras González García se mantiene en silencio luego de su tumultuoso alejamiento, sus funcionarios se siguen despidiendo.

A las salidas de su sobrino y exjefe de Gabinete Lisandro Bonelli y del secretario Martín Sabignoso se sumaron este fin de semana las de encargados de prensa del ministerio, que con bajo perfil avisaron que no continuarán.

El enojo con el exministro continúa, y hay quienes, desde Balcarce 50, le siguen reprochando no haber “asumido” la responsabilidad de todo lo ocurrido antes de que el periodista y “amigo” Horacio Verbitsky contara que fue vacunado en la sede ministerial y encendiera la imparable mecha del escándalo. “Si él hubiera reconocido el error, se evitaba el escándalo y tal vez seguía en el ministerio”, arriesgaba una fuente del Gobierno, mientras recordaba que el exministro endilgó a su secretaria la invitación a dirigentes políticos, empresarios y periodistas para que recibieran las dosis antes que los grupos prioritarios.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Relacionados