Lionel Messi se sacó de encima una mochila y volvió a marcarle a su víctima predilecta