Vacunas vip. Jorge Fernández Díaz: ”La respuesta del Gobierno es precaria”

Jorge Fernández Díaz analizó los argumentos del gobierno en respuesta a los últimos casos que sacudieron al Frente de Todos: el escándalo del vacunatorio vip que funcionó en el ministerio de Salud y la condena por corrupción al empresario kirchnerista Lázaro Báez. En este sentido, el escritor y periodista dijo que la “respuesta del Gobierno es de una precariedad intelectual grave”.

“Las respuestas de Alberto Fernández y del kirchnerismo en términos generales demuestran el envejecimiento prematuro del gobierno”, dijo Fernández Díaz en una conversación con Marcelo Longobardi por radio Mitre.

“Lo que nos pasó durante todos estos años, desde el comienzo del gobierno de Néstor Kirchner es que el kirchnerismo fue muy hábil en construir argumentos. Argumentos fantasiosos en muchos casos, y mentirosos en otro, pero esos cuentos estaban tan bien contados que nos obligó a los periodistas a ir por detrás contando la verdad y decir que no era cierto”, recordó.

Jorge Fernández Díaz:
Jorge Fernández Díaz: “La respuesta argumentativa del kirchnerismo está sufriendo una fatiga mental enorme producto del daño psíquico de la cuarentena”

“Hay un punto de inflexión en estos últimos tiempos. Las máscaras que usan, y que queríamos desenmascarar, se volvieron transparentes. Y la respuesta argumentativa del kirchnerismo está sufriendo una fatiga mental enorme producto del daño psíquico de la cuarentena. La respuesta intelectual del kirchnerismo es más precaria que nunca”, caracterizó.

Luego, se refirió a las declaraciones de Oscar Parrilli, quien consideró que el fallo que condenó a Lázaro Báez era “racista”. “Es obvio que sale con un argumento que le pidió su jefa directa, porque es un vocero de Cristina Kirchner”.

“Alguien que piensa en racismo de la nada y en estos términos es porque es un racista reprimido. El que lo dice lo es. Si toda la argumentación que tenía Cristina Kirchner con el fallo de Báez es que se trata de un fallo racista, esto muestra la biodegradación intelectual del kirchnerismo”, argumentó.

“En segunda instancia, Alberto Fernández, que lo noté ayer muy angustiado, cuando se hace el Néstor Kirchner o el Cristina Kirchner, uniendo a Néstor con San Martín, olvida cosas fundamentales de la historia como que San Martín recibió críticas tremendas; si algo caracterizó al siglo XIX fueron las críticas salvajes de los escritores de su tiempo, que fueron durísimos, mucho más duros que los medios de ahora”, subrayó.

“El presidente trata de copiar los actos de Cristina, tirando contra los diarios y victimizándose. Pero le sale una parodia, porque Alberto Fernánez no es ni siquiera un gran actor como es Cristina Kirchner, que es una actriz espectacular y consumada. Sale una parodia muy triste y dice ‘nadie nos ayudó a buscar las vacunas’”.

“Alberto era mucho más inteligente que esto, discursivamente, que lo que estamos viendo acá. Y Cristina era más creativa. La respuesta del gobierno es de una precariedad intelectual que es más grave que el vacunatorio vip. Si este es el estado de precariedad intelectual que hay en el gobierno, entonces el plan económico, el plan para bajar la inflación, el modo en que tratan todo en la Argentina, no es berretalandia, sino algo más preocupante. Esto no es berreta, es un verdadero descalabro gestionario. Veo al gobierno y al kirchnerismo shockeado por primera vez”.

“Parte de la angustia del presidente es que de adentro lo sablean fuerte. ¿Qué hubiera pasado si Horacio Verbitsky no abría la puerta? Creo que Clarín habría sacado el informe y ellos habrían dicho “Clarín miente”. Y se acabó todo. La religión kirchnerista no ve lo que no quiere ver. Pero esto los golpeó porque uno de ellos le dio credibilidad. Esto muestra un grado de alienación. La grey kirchnerista se divide entre cínicos y creyentes. ¿Por qué los golpeó? Porque uno de ellos les dio credibilidad”.

Sobre el final, Longobardi le preguntó si acordaba con el hecho de que “el presidente está atravesando un momento dificilísimo”.

“Muy difícil, pero no solamente porque las cosas saltaron y se lo vio en calzoncillos. No sólo por eso. Es porque no tiene respuesta intelectual adecuada a un problemón que tiene la Argentina”, finalizó.

LA NACION

Más información

Relacionados