Hernán Cattáneo llega a Netflix con un documental de su presentación en el Teatro Colón

El jueves 22 de febrero de 2018, el DJ Hernán Cattáneo marcó otro hito en su carrera al presentar su show Connected nada menos que en el Teatro Colón. La sala porteña, que ya en reiteradas veces le había abierto las puertas al rock, saldaba así una deuda con la música electrónica. Fueron cuatro funciones (en tres días) en el Teatro, un evento masivo en los bosques de Palermo y luego algunos shows más en la provincia de San Juan. Este lunes 1° de marzo, se estrena un documental, por Netflix, acerca de esa histórica presentación. Buena excusa para revivir esas noches y conocer más sobre el origen del proyecto.

Cattaneo y el DJ y productor Oliverio Sofía sienten que la creación del evento fue una combinación de factores. Algunos musicales y otros personales. “Pete Tong (DJ británico) había armado un evento para la BBC junto a una orquesta que homenajea los hits de Ibiza y yo había visto algunos DJ más underground, que habían jugado con esa idea de combinar la música con una orquesta -dice Cattáneo-. Pero mi motivación fue un poco más personal. Cuando volví de Europa, entre 2014 y 2015, vi que la escena de la música electrónica estaba un poco golpeada. Hablando con Oliverio y con mi manager-productor, Cruz Pereyra Lucena, comentábamos lo raro que era recibir caras de sorpresa de los padres de las compañeras de colegio de mi hija cuando les decía que mi profesión era ser DJ”.

Todo parece haber surgido de una conversación entre el DJ y su manager, un comentario el pasar sobre lo divertido que sería llegara al Colón. De una de esas conversaciones que al principio parecen delirantes, se pudo construir algo verdaderamente novedoso. “Un día me llama Cruz y me dice ‘parece que sí se podría concretar nuestra idea’. Tuvimos una reunión y a partir de ahí empezamos a pensar el show, cómo combinar la música electrónica con una sinfónica y que fuera disfrutable para dos tipos de audiencias -sigue el DJ -. Nuestro público ya estaba adentro desde el principio, a la gente a la que le gusta la electrónica no había que explicarle nada. Pero a la otra audiencia, sí. Es por eso que el show fue craneado desde ahí. Tenía que tener mi identidad y es por eso que todas la canciones que fueron elegidas de esa manera. Las canciones tenían un valor extra para mí y ahí es el momento en el que llamo a Oli (Sofía), mi partner musical hace casi 30 años”.

Sofia es un productor (por ejemplo, del último álbum de Daniel Melingo), DJ (forma parte de la dupla Soundexile junto a Baunder). “Oli me ayudó a trasladar lo que tenía en mi cabeza a la música. Yo soy DJ, no soy músico, y Oliverio era la persona indicada para esto. Justo el otro día encontramos un cassette TDK de 60 con una canción que hicimos juntos hace 30 años… ¡30 años! Desde ahí que ya tenemos una relación musical”, continúa Hernán. “Oli iba a funcionar como el jefe del “lado electrónico” como el puente entre nosotros y la parte sinfónica del evento que iba a estar comandada por el director Gerardo Gardelin”.

El evento fue una especie de biografía musical de Cattáneo, abriendo con un track de Vangelis, de la banda de sonido de Blade Runner, pasando por The Orb, Moby, Massive Attack, Depeche Mode, el DJ Frankie Knuckles, Giorgio Moroder e inclusive Chemical Brothers. Un manifiesto de su crecimiento musical y también de su melomanía. “Como DJ, somos old school”, dice Hernán.

Cattáneo es apasionado y se nota cuando cuenta sin detenerse cómo fue el proceso creativo, que aunque se vea impecable en el documental, fue un camino largo y lleno de momentos de mucho estrés. “Como todo lo que se hace nuevo y especialmente en este país, teníamos esa sensación de presión constante. Si salía bien, como salió afortunadamente, los diarios iban a titular algo positivo. Pero si salía algo mal teníamos que hacernos el harakiri en el escenario”, sigue. “Los medios también titulaban semanas antes algunas cosas que nos parecían un chiste, como que no íbamos a respetar los decibeles del teatro, que la estructura estaba en peligro, incluso que la asociación de los amigos del teatro estaba en contra del evento. Todo esto más los ensayos, que no siempre estaban yendo como planeábamos, sumaron un cuota de nerviosismo”.

La comunicación entre la parte sinfónica y la electrónica era el mayor desafío. “Gerardo Gardelín fue uno de los directores que el Teatro nos recomendó para el evento y nos pareció junto a Oliverio que era el más abierto para esto, con inquietud e interés de hacer que funcionara”, recuerda el DJ. “Nosotros queríamos primero que el show durara 120 minutos y nos lo bajaron a 90. Y yo quería que la orquesta toque con nosotros esos 90 seguidos, con la impronta de DJ, como un set que no se detiene. Pero tampoco pudimos hacerlo así. Entonces pensamos en pequeños interludios que dieran aire a la orquesta y que conectaran secciones del show. Otra parte fue los ensayos. Tuvimos cuatro, que para mí hubieran sido necesarios diez. Igualmente me parece que salimos airosos y cuando pasó el primer show, vimos la respuesta de la gente, pudimos empezar a disfrutarlo mientras lo estábamos haciendo”.

El show contó con una orquesta de cincuenta músicos y diseño visual de Sergio Lacroix, además de invitados como Richard Coleman, Leandro Fresco (cantando “Porcelain”, de Moby), Javier Zuker y dos cantantes líricas, Oriana Favaro y Josefina Silveyra.

Cattaneo, Olivero y Baunder están trabajando en un nuevo proyecto. “La verdad es que seguimos con Connected para no repetir el show y estamos trabajando en un nuevo proyecto con otras canciones, visuales y esta vez con más ensayos, para que ese estrés no sea una parte tan importante del proceso y podamos disfrutarlo de principio a fin”, concluye el DJ.

Connected se estrena el 1 de marzo en la plataforma Netflix

Más información

Relacionados