Una startup argentina desarrolló un dispositivo para tratar una reacción grave asociada al coronavirus