Desabastecimiento. El Gobierno ya analiza el descargo de las empresas


El Gobierno nacional acusó a once empresas de alimentos de generar desabastecimiento y les exigió que retomen los niveles de producción a su máximo nivel Fuente: Archivo

A menos de 24 horas del encuentro para debatir precios y salarios, las principales empresas de alimentos completaron la entrega de los informes que le había pedido la Secretaría de Comercio en el marco de la causa por desabastecimiento.

“Todas las empresas que están imputadas presentaron su descargo y ahora la Dirección de Inspecciones está analizando el material. Tiene un plazo para expedirse y a partir de ese momento se seguirá el caso o se desestimará”, explicaron en la secretaría que lidera Paula Español.

En el caso de que las empresas sean encontradas culpables de haber generado desabastecimiento podrían recibir multas de hasta $10 millones.

La tarea que tienen por delante las autoridades no es fácil. “Lo que hicimos fue enviar toda la información que nos pidieron en la secretaría en materia de volúmenes de producción, stocks, costos y facturación. En total son 1800 páginas“, explicaron a LA NACION en una de las empresas imputadas.

El pedido de información no es algo nuevo. Comercio Interior solicita el envío de este tipo de material en forma habitual. “El último informe que enviamos era sobre la situación en la que estábamos a enero, así que ahora no nos extrañaría que en unos días ya no estén reclamando la información correspondiente a febrero”, explicaron en otra compañía.

En la mira

La lista de empresas imputadas incluye a los mayores fabricantes de alimentos. Desde multinacionales como Unilever, Danone, Procter & Gamble, Fargo y Bunge hasta los principales jugadores locales como Mastellone Hnos., Aceitera General Deheza, Molinos Río de la Plata, Molinos Cañuelas, Paladini o la distribuidora Potigian.

Las imputaciones no son por los mismos cargos. A algunas empresas el Gobierno las acusa de reducir la producción de algunos productos, como en el caso de aderezos (Unilever), quesos crema y postres (Danone), tapas de empanadas y pan lactal (Fargo), pañales y detergentes (Procter), arroz y harinas (Molinos), y aceites (Aceitera General de Deheza y Bunge).

En cambio, en otros casos, las empresas fueron imputadas por no aportar información detallada sobre sus niveles de producción, como Molinos Cañuelas, Mastellone, Paladini y la distribuidora de golosinas Potigian.

Cara a cara

En todos los casos, las empresas que hoy están imputadas y las autoridades nacionales que las acusan de generar desabastecimiento se volverán a ver las caras en pocas horas. Para mañana a las 16.30 está programado el primer encuentro entre el Gobierno y los principales actores de la cadena alimentaria.

La reunión se llevará a cabo en el Ministerio de Desarrollo Productivo y en el marco del Acuerdo de Precios y Salarios. Estarán invitados las empresas productoras de alimentos, los supermercados, los integrantes de la mesa del trigo y el maíz -todos los apuntados por parte del equipo económico en las últimas semanas ante los fuertes aumentos de precios de alimentos- y los gremios.

Según adelantaron cerca del ministro Matías Kulfas, el encuentro se mantendrá dentro de lo enmarcado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, la semana pasada. La intención es alinear expectativas, precios y salarios en torno al 29%, para que los sueldos le ganen por dos o tres puntos la inflación, que el sector privado proyecta por encima del 45 por ciento.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Relacionados