Tras perder en semifinales de Australia, Serena Williams abandonó la conferencia de prensa entre lágrimas y sembró dudas sobre su retiro