Por primera vez en la historia, tres rusos entre los ocho mejores de un Grand Slam