Un lugar para los “keniatas argentinos”: el CeNARD de la altura, cada vez más cerca de la realidad